Hogar de acogida

La Asociación  Yolanda´s Family es un centro de acogida para niños de la calle, a los que se ofrece alojamiento, comida, apoyo psicológico y educación. Actualmente, cuidamos a 25 niños y jóvenes de edades comprendidas entre los 7 y los 18 años. El centro está gestionado por 4 personas de la localidad (1 supervisor de actividades, 1 asistente, 1 cocinero y 1 persona de limpieza), además de un externo que ayuda en las tareas de administración y logística. El centro de la Asociación está actualmente en Bujumbura, capital de Burundi.

Muchos niños perdieron a sus familiares más próximos durante la guerra que enfrentó a hutus y tutsis.


Educación

La educación es esencial para sacar a los niños de la calle y darles un futuro. Actualmente, todos los niños y jóvenes del centro están inscritos en programas de educación. Además de asistir a la escuela junto a los otros compañeros, se les facilita cursos de apoyo por las tardes con el fin de que recuperen el tiempo perdido. Los que ya son mayores para empezar la escuela asisten a cursos de capacitación donde aprenden mecánica, costura, peluquería y música. Los avances de los chavales en la escuela son espectaculares. Todos ellos están entre los alumnos más brillantes debido especialmente a su gran motivación. La asistencia a la escuela facilita su aceptación social y el contacto con los demás niños.

Los niños y jóvenes del centro asisten a la escuela de forma regular.


Inserción

En muchas ocasiones los niños terminan en la calle como consecuencia de la pobreza y desestructuración de sus hogares. Muchos niños perdieron a sus padres en los conflictos bélicos que han asolado Burundi. Yolanda´s Family los recoge y, tras un periodo de acogida, trata de insertarlos de nuevo, siempre que sea posible, en sus familias de origen. Es un proceso lento y paulatino. Las familias reciben apoyo económico y social por parte de la Asociación para que la reinserción se haga de forma natural. El objetivo es que los niños tras un periodo largo en la calle puedan volver a tener una familia.

Tras la acogida, YF trata de insertarlos de nuevo en su entorno familiar.


Apoyo laboral

Con el fin de proporcionar salidas laborales a los jóvenes, Yolanda’s Family les apoya en la creación de microempresas para su mantenimiento y el de sus familias. Estos jóvenes, a su vez, apoyan económicamente a la asociación y proporcionan formación en sus respectivos oficios a los niños del Centro. De esta manera se fomenta la cooperación entre los que han salido y los que aún permanecen en el hogar de Yolanda’s Family. La creación de un estudio de grabación fue el primer proyecto de este tipo. Las microempresas que se han creado están relacionadas con la formación que han recibido los jóvenes, de manera que se han apoyado talleres de costura, de carpintería, peluquería…

Es necesario que aprendan un oficio y que consigan un trabajo digno.


Apoyo psicológico y sanidad

Los niños disponen de personal capacitado para ofrecerles apoyo psicológico y ayudarles en su desarrollo como personas. Han sufrido grandes traumas desde su infancia como consecuencia de los horrores de la guerra y el posterior abandono de sus familias, y necesitan ayuda profesional. Los niños, los empleados y sus familiares reciben asistencia sanitaria gracias a los convenios suscritos entre Yolanda’s Family y el Hospital Central.

La atención sanitaria en Burundi sólo es posible si se dispone de medios económicos.


Apoyo sanitario a mujeres refugiadas

Las mujeres son un colectivo muy vulnerable en Burundi. Frecuentemente son violadas y maltratadas y raramente denuncian a sus agresores por miedo a represalias. Como consecuencia sufren enfermedades que rara vez pueden tratarse porque no tienen dinero para ir al hospital. Yolanda’s Family da apoyo sanitario a 50 mujeres del campo de refugiados de Rugazi en la provincia de Bubanza. Para ello ha firmado un acuerdo con los centros de salud de Bubanza y con el Hospital Central de Bujumbura por el que se asegura su cobertura médica y la de sus familias.

Son frecuentes los maltratos y abusos sexuales, pero las mujeres raramente acuden al hospital.